Fuera de programa (al decir de Les Luthiers) presentamos, en vínculo con el derecho ambiental internacional y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (“ODS”), un proyecto argentino de la FADU-UBA, desarrollado por graduados y estudiantes: un automóvil eléctrico. Nos comunicamos con el equipo desarrollador de “Astor”, el auto de FADU, para que nos comenten un poco de qué trata su proyecto.

La nota fue firmada por Agustín Passerini, diseñador industrial y docente de la UBA:

1) ¿Cómo comenzó su proyecto en la UBA? ¿Qué motivación hubo? ¿Tiene algún incentivo ecológico y/o social?

El proyecto fue desarrollado para la materia Tecnología 4 cátedra Louzau. En la cual hay que realizar un prototipo de alguna máquina o producto en 2 cuatrimestres y siempre se requiere que los proyectos tengan un impacto social. En nuestro caso particular, notamos que el mundo está comenzando a migrar los motores de combustión de los autos a motores eléctricos, y Argentina estaba algo atrasado en este tema. Cuando comenzamos el proyecto, no existía esta categoría de vehículos (L6) ni reglamentación para los vehículos eléctricos.

Por este motivo, vimos la oportunidad de desarrollarnos en este rubro que tiene un alto impacto en la contaminación del aire, contaminación sonora y en el espacio que ocupan los medios de transporte por persona (de 1.5 millones de autos que entran a capital federal por día 80% llevan solo 1 persona en un auto para 5 personas).

En 2017, luego de terminar con el proyecto, este fue difundido en muchos medios y eventos, entre ellos Galería científica de la ciudad de Buenos Aires, allí tuvimos contacto con una legisladora de la ciudad que luego impulso el proyecto de ley propuesto por AAVEA (asociación argentina de vehículos eléctricos y alternativos) de la cual somos socios, entonces creemos haber generado cierto impulso a la generación de leyes para estos vehículos generando un gran impacto social. Este año se siguieron aprobando leyes entre las cuales está la extensión de la ley de tránsito que contempla la categoría L6, también se agregaron los pasos para homologación de esta categoría y se crearon leyes, en santa fe por ejemplo, para incentivos a vehículos eléctricos.

2) Pensando para futuras generaciones, ¿es más sustentable construir autos eléctricos? ¿Por qué?

El primer punto a tener en cuenta es que el motor eléctrico tiene una eficiencia superior al 70% en el peor de los casos, y el motor a combustión ronda el 30% en el mejor de los casos. Esto impacta directamente en el consumo de recursos, ya sean fósiles o eléctricos, la diferencia es que la energía eléctrica puede ser generada infinitamente mientras exista el aire, sol, marea motriz, geotermica, etc. durarán lo que dure la tierra, entonces sería ilógico no utilizarlas. 

Por otro lado siempre esta el debate de que pasa con las baterías? las ultimas generaciones de baterías de litio, son reciclables en un 90% si no me equivoco y no son contaminantes sus compuestos, al margen de eso, se están desarrollando increíbles tecnologías en baterías, como las de grafeno, en las cuales se puede acumular 3 veces más capacidad energética para el mismo volumen.

3) ¿Cómo ven el futuro de la industria del auto eléctrico en la Argentina y en el mundo?

El auto eléctrico trae de la mano la simplicidad, por lo tanto se elimina la mayor complejidad que tienen los autos de combustión. Esto hace que los desarrollos también sean mas simples, por ese motivo pudimos llevar adelante a Astor. La parte mas compleja a nivel económico en Argentina es el costo de las baterías que representa el 50% del costo del vehículo por ser importadas, sería fundamental formar toda la cadena de valor del litio para desarrollar industria nacional.

A nivel mundial, la llegada de los autos eléctricos, trae de la mano una revolución en la forma en que nos movemos: al tratarse de empresas de alto desarrollo tecnológico como Tesla o Google, tienen un avance exponencial al incorporar sistemas de manejo autónomo, Iot para aprendizaje de conducción, conectividad todo continua con la nube… sin dudas en algunos años (no tantos) vamos a tener alguna app para pedir un Uber sin chofer que nos llevara a donde deseemos y quizás los autos particulares pasen a un segundo plano.

4) ¿Tuvieron apoyo en la construcción o encontraron dificultades?

Desde antes de empezar el proyecto contábamos con el apoyo de un fabricante de bicicletas eléctricas de La Plata: Gabriel Muñoz de EMOV. El nos dio el impulso inicial ya que aporto el motor, las baterías, mano de obra y mucho de su conocimiento en el rubro. Por lo tanto fue un gran comienzo. Cuando empezamos a desarrollar el  chasis necesitamos de alguien mas ligado al mundo de la mecánica, ahí apareció Gabriel Torchia que es un restaurador de microautos, todo el proyecto se desarrollo en su taller con su ayuda y le pagamos una cifra irrisoria para la cantidad de horas de trabajo que puso.

Durante el desarrollo recibimos muchas otras ayudas por buscar en muchos proveedores, entre ellos quien nos desarrollo la caja de dirección y nos vendió con descuento, el asiento fue donado por una fabricante de asientos de colectivos GIA y en los caños para la estructura solo nos cobraron los materiales, descontando la mano de obra. 

5) ¿Cómo piensan que podrían continuar fomentando el uso de esta tecnología?

A cada evento que vemos la posibilidad de ir, lo hacemos. También surgen constantemente pedidos de prensa para difundir notas acerca de Astor. Tambien estamos teniendo reuniones con muchas entidades, entre ellas la secretaría de extensión de la UBA, legisladores en Santa Fe, YPF energías alternativas.

Por este motivo no tenemos intenciones de dejar tirado el proyecto, sino que ya estamos planificando realizar la versión 2 del Astor, que ya tenemos diseñada.